viernes, 21 de marzo de 2008

Tarzán en Nueva York



PELÍCULAS DE AYER Y HOY

Qué diferencia hay entre las películas (y no pelis, como yo misma digo ahora, no sé si por influencia de mi hija de 8 años o de los chats -abreviar, abreviar...) que veíamos de niños y las que programan ahora en horario infantil. Y no lo digo sólo por la bazofia "adulta" de supuesto color rosa, o amarillo, que ven los niños españoles, ni los realities, las series sangrientas y sádicas "no aptas para menores de 13 años" (???? ¿aptas para quién?), etc., sino también incluso aquellos programas y films que se producen y ruedan específicamente para el público infantil.

Antes sólo había películas para niños en la tele los sábados por la tarde; todo un ritual, después de ver la serie de turno (costumbre que ya me pilló mayorcita: ocho o nueve años, la edad ideal para coleccionar estampitas o cromos), fuera esta la lacrimógena Heidi o el pesado de Marco, o bien Mazinger Z y su Afrodita ("¡pechoooos... fueraaaa!"), o bien Orzowei, Nacida libre, yo qué sé.

La antigua TVE, la Uno, of course, (la UHF no llegó a Canarias hasta muuuy tarde) nos dio un cursillo acelerado de géneros o subgéneros fílmicos: si tocaba una de guerra, el aburrimiento estaba asegurado, igual que la mayoría de las del Oeste (aunque a mi padre, siempre tan terrorífico, le gustaba empezar a verlas para luego pasar al ronquido camionero versión diésel, con intermitentes vueltas a la conciencia en que preguntaba "qué ha pasado, qué ha pasado"... Recuerdo que a mi padre le gustaban especialmente las escenas de peleas en el bar, y las bélicas de mucho honor).

¿Qué películas preferíamos en casa, de niñas, my sisters and I? Las históricas, y de aventuras, por supuesto (era imposible que fuera histórica y no de aventuras): aquellas de atrezzo inverosímil, bigotillo de Errol Flynn, mallas de Burt Lancaster con tupé, y peinados escultóricos, pechos de misil y labios carnosos de las protas... También las de piratas (qué rabia cuando salían los corsarios de Her Majesty la pelirroja semicalva hundiendo los galeones de los malvados españoles); las de fantasía tipo las Mil y una noches, con Simbad el marino luchando contra monstruos, o bien con sus decorados de tules y cien cestas caídas por el suelo entre burros y camellos en la persecución de turno; las basadas en novelas famosas, de Verne, o Moby Dick, rodada en Gran Canaria; La isla del tesoro de Stevenson; las bíblicas o asín, interminables y mil veces vistas, como Ben Hur, la Túnica sagrada, los Diez mandamientos... Y qué decir de los peplum, y por supuesto, las de romanos (casi siempre en la línea bíblica apuntada).

Pocas comedias, realmente, muy poquito humor explícito (mejor los diálogos chispeantes de los guionistas de la edad dorada de Hollywood), a diferencia de la línea que se da desde mediados de los 60-70 hasta ahora en las películas específicamente dedicadas a niños, protagonizadas por chiquitos, pedantes pandillas y estereotipos yankees que nos asombraban al principio pero que hoy reconocemos perfectamente: el "fracasado" gafotas, el inadaptado (nerd) listísimo, las animadoras tontitas y crueles, la chica poco agraciada pero de gran vida interior, los atléticos y descerebrados futbolistas del instituto o high school, etcétera. El engendro de Verano azul abrió las puertas nacionales a toda esa morralla extranjera que no tardó en instalarse tanto en el cine como en los televisores y lo que es peor, en la vida real.

Los programadores de TVE, en mi infancia, debían de tener un código en que estaban prohibidas las películas policiacas o de intriga, lo que ahora llaman thrillers (esas, por la noche, como el cine negro en general, no fuéramos a viciarnos con Boggie y la Bacall, o bien con alguna femme fatal de pulserilla en el tobillo y hombreras, o la perversa Bette Davis), las comedias románticas (mariconadas, las justas), y las pelis que mi madre llamaba "fuertes" (mamá sostuvo durante años, ya no tanto, aunque a veces vuelve por sus fueros, que las películas españolas y toda aquella extranjera rodada después de 1965 eran inventos disparatados de mentes libidinosas, que no tenían nada que ver con la realidad casta de la España que ella vivía). Ni Hitchcok, ni cualquier película que implicara mínimamente pensar. Menos mal que no nos quitaban la algarada salvaje de los hermanos Marx, ni musicales con la mula Francis (horreur), que los otros musicales, excepción hecha de El mago de Oz, y alguna parida del horrendo Mickey Rooney con la Garland (ah, y aquellas de La ciudad de los muchachos, qué edificante) eran más de mayores... ya se sabe, los enredos amorosos y los equívocos entre claqué y claqué...

En ese código de TVE se debía de considerar que a la infancia nos iban de maravilla, para nuestra educación sentimental, los puñetazos sin cuento y las borracheras salvajes, los indios despiadados y malísimos, y los hunos, los incendios, saqueos, y hasta las torturas de la II Guerra Mundial, incluido el puente sobre el Río Kwain, Operación Birmania, algunas de gángsters. En resumen: para unos "ideólogos" tan pacatos, resulta curioso comprobar que, excepción hecha de la perra Lassie y alguna más de Liz Taylor jovencita, rompiéndose huesos al caer del caballo, las niñas españolas nos tragábamos unas películas seleccionadas para los niños (varones, I mean) españoles. Eso sí que es igualdad. Repito: mariconadas, las justas.

Pero nos gustaban, oh sí, cómo nos gustaban. Antes del plasta de Garci. En realidad eran películas hechas para mayores, sólo que para adultos de hacía 30 ó 40 años. Y se ve que los adultos de hacía 30 años, en América, "esa desconocida", eran bastante infantiles. Los sistemas de valores eran claros, nítidos, reconocibles. Las películas, eficaces y muy didácticas, pero sobre todo entretenidas. Las películas que le gustaban a mi madre... Los héroes, guapos hasta el paroxismo, aunque muchas veces con cara de palo (ese Alan Ladd sin despeinarse, Robert Taylor enseñando siempre el mismo perfil -el iluminador debía de volverse loco-...); ironías, poquitas, que ni Clark Gable ni Cary Grant, ni siquiera James Stewart, se programaban para las tardes de los sábados. Y el excelso Gary Cooper que estás en los cielos, solo ante el peligro. Stewart Granger y sus entradas canosas buscaban las minas del Rey Salomón, mientras Paul Newman y Robert Redford, los iconos sexuales del momento, se reservaban para las sesiones de mayores (de Brando y sus rebeldías, mejor ni hablamos, por no mencionar a James Dean). El programador de TVE nos mimaba con cuidado de somelier: para los niños, ni una peli que no estuviera al menos 30 años en barrica.


De esas tardes de sábado, Tarzán-Johnny Weissmüller, fue epítome y bandera. Nos pirrábamos por las películas del campeón de natación. Nada que ver con las imitaciones posteriores (eso, como sucedió luego con James Bond: entre Sean Connery y Roger Moore, dónde va a parar). Y no sólo por el grito singular de Johnny ni por su blancura nívea luchando con el cocodrilo avieso (mi hermana la mayor para entonces ya llevaba pegadas en sus libros de griego del bachillerato las fotos de Mark Spitz, bigotazo y cuerpazo -mínimo slip con bandera americana, que ni las barras ni las estrellas le cabían...- donde los haya, junto a los retratos de un jovencísimo jugador holandés del F.C. Barcelona... adivinen cuál). Los porteadores esclavizados de sus películas nos legaron una expresión que cualquiera hoy reconoce como suya: YUYU-YUYU, gritaban aterrorizados cuando los blancos querían obligarlos, so pena de escopetazo en el abdomen (o en la espalda, en plena huida brazos en alto: esos desagradecidos "desertores"...), a penetrar territorios prohibidos por alguna maldición, cargados como burros y haciendo fintas por el borde del desfiladero mientras los exploradores anglos se abanicaban y espantaban mosquitos con el rifle, sin quitarse jamás el pañuelo del cuello, a juego con la cinta del salacot.


Yuyu-yuyu... Mi hija sólo ha visto trozos de la película de Tarzán de Walt Disney, en dibujos. Pero sabe perfectamente qué significa que algo te dé yuyu. Larga vida a Tarzán.



2 comentarios:

M. Imbelecio Delatorre dijo...

hola.

gracias opr enlazarme. que sepas que te devuelvo el favor.

no entiendo por qué tu blog está "censurado" y cuando entras en él te pide que aceptes que puedes ver cosas fuertes y todo eso... será porque está prohibido pensar en internet.

me ha gustado tu entrada. mucho. veo que eres gran cinéfila. a mí también me gustaban esas películas de sesión de tarde de los sábados. en las pausas, bocadillito de tortilla francesa con chorizo. aunque los dibujos que yo recuerdo que iban antes de la película son posteriores: david el gnomo, el juez klaus, fruitis, willy fogg. pero sí recuerdo las pelis de los Marx, Las Minas del Rey Salomón, El Enigma de Otro Mundo, Viaje al Centro de La Tierra... y tantas otras películas.

Y sí, te asomas al canal disney, y los telefilmes que hay en él están hechos para los niños todos con el mismo patrón. y no hay aventuras, ni indios y vaqueros como en las viejas pelis de "sesión de tarde" (de la que recuerdo hasta la música del comienzo)

Estoy en desacuerdo contigo en dos cosas: 1/ no creo que haya cine para niños(machos) y cine para niñas. En serio, no veo por qué Robín de los Bosques de Curtiz o Los Comancheros; Los Tres Mosqueteros de G. Sidney sean películas que sólo puedan divertir a un niño, varón, con paquete testicular de serie. Bueno, tú lo sugieres, que no son películas para "niñas", aunque luego reconoces que te gustan mucho (y te gustaron mucho cuando niña). no hay distinción de sexos en el buen cine, y todos los niños (niñas también) tienen afán de imaginar aventuras de piratas, vaqueros, astronautas, héroes... Creo que cuando alguien lee La Isla del Tesoro, o Las Aventuras de Tom Sawyer, sea macho o hembra el lector, no puede evitar verse reflejado en el niño protagonista: y es que son arquetipos, no de un niño varón, sino de la infancia. eso pasa con esas películas.

2/ la segunda cosa en la que estoy en desacuerdo con tu inteligente y colorido artículo es lo de Garci como "plasta". A mí algunas películas de Garci me gustan mucho. así como su series de televisión "Historias del Otro Lado", lo mejor que se ha hecho en series fantásticas en España. Y con su programa Qué Grande Es El Cine, cuando sólo había mediocridad en la tele, trajo buen cine en horarios más o menos potables; yo no tenía TCM ni había internet para descargarte las cosas (las películas de QGEEC empezaban aproximadamente a las once.. pero mejor eso que no a las dos y tres de la mañana, horas a la que empezaban las buenas películas habitualmente en la2). En cuanto a sus debates, me parecían muy jugosos y bastante entretenidos (en breve publicaremos el audio de dos de ellos en nuestra web).

Su última película me decepcionó algo... esperemos que vuelva a acertar adaptando de nuevo a Galdós en EL DOS DE MAYO.

saludos, :) canaria simpática.

Alma Cándida dijo...

Hola, Manuel, estás en tu casa :-) Aunque mi irrefrenable pereza me lleve a descuidarla, cuando está decentilla da gusto tener visitas... Así que ponte cómodo.

Con respecto a tu desacuerdo number 1, en realidad no hay tal: lo que quise decir (y seguramente no supe expresarlo) es que me resulta curioso que los mismos tipejos que nos obligaban a las niñas a seguir un estereotipo femenino-feminoide cursi y sumiso tipo Pilar Primo de Rivera (bueno, esa mujer más bien daba miedo), la Sección Femenina y esas cosas, en realidad no repararon en hacer una programación "para niñitas", así que aunque parezca que lo digo con ironía, ciertamente había igualdad, y no esas espantosas series que tú aludes ahora de la Disney, etc., donde hay estereotipos "rosas" maquillados de modernidad, y lo divertido se deja para los varones (bueno, una de las cosas que más me molestaba en mi infancia era que los regalos de la empresa donde trabajaba mi padre para los hijos de los empleados por Reyes venían diferenciados por edades y... sexo; así que a mí a los 12 años me tocó un juego de pendientes de plata horrorosos, en vez de la cámara de fotos que me hubiera tocado de ser varón :P). Por otra parte, en los tebeos sí que empezaron a salir en determinados años revistas "femeninas" cursilísimas -y a mí me gustaban, oiga, que tan crítica no era yo, angelito- como "Lily", "Esther" y otras (la de Esther era más infame, todo basado en amoríos bastante estúpidos). Y qué me dices de los juguetes... Ahora estamos igual, o peor, con las horrendas muñecas-hembroides-estrógeno Bratz, y otros engendros; en aquel entonces (bíblica me pongo: in illo tempore), era, para ellas, cocinitas y Nancys, para ellos el fuerte Comanche. Yo prefería la cocinita, los clicks de Famobil y el fuerte (fifty-fifty :-)).

Nombras novelas que leí con gusto y diversión en mis años infantiles, amén de Verne y muchas más de aquí y de allá (ah, ese Guillermo Brown, aunque tb caímos en el Club de los Cinco, cursilito visto ahora). Huckleberry Finn era de mis preferidas. El gran Mark Twain...

En cuanto a Garci, yo seguía al principio, y durante mucho tiempo, Qué grande es el cine (hace poco que tengo Imagenio; hasta hace un año, sólo veía las teles generales, en abierto...); pero al cabo de los años (oiga: añoooos, eh, añoooos) ya me harté un poco de sus "debates" tan previsibles, donde siempre se imponía él; de algún tontorrón que se incorporó al grupo, de la selección de películas (si es que no le quedaban más por poner, tú, o TVE no las pagaba) y de que de todo acaba cansándose uno. Como director he visto pocas películas suyas: Volver a empezar, Asignatura pendiente (esa es suya, ¿no?), Canción de Cuna (pfff), El abuelo (Galdós es Galdós), y no recuerdo más. Creo que le falta chispa, es mi opinión. Busca la magia de los grandes directores americanos, con una gran importancia de la luz y el ambiente, y de la emoción, pero me resulta cansino, porque es como si dejara escapar el momento: no domina el ritmo, el tempo, la fuerza pretendida se diluye, es redundante. Antes dije que era un plasta: ahora lo digo más fino (no vamos a estar de acuerdo en todo, ¿no?).

Espero que no te enfades conmigo por criticar a Garci...

¡Hasta pronto!